Historia cerveza Kronenbourg todosobrecerveza

Historia de la cerveza Kronenbourg

La historia de la cerveza Kronenbourg comienza un buen día de junio de 1644, cuando un reciente maestro cervecero que acababa de diplomarse compró la Brasserie du Canon, en la Place du Corbeau de Estrasburgo (Alsacia). Su nombre francés era Jerôme Hatt, pero el verdadero alsaciano era Geronimus Hatt. Fue el primero de una familia cervecera que ejerció la profesión diligentemente. Su padre fue tintorero. Admitido en la corporación de toneleros, adquirió en ella la maestría cervecera. A Jerôme le sucedió al frente del boyante negocio su hijo Claude en 1683.

En 1842, Federico-Guillermo Hatt fue más todavía más lejos, pues era de carácter algo más emprendedor que el resto de sus antepasados. Adquirió la Brasserie du Bas-Rhin, en el barrio de Krutenau, en la misma Estrasburgo. La fábrica orillaba con el río Ill, cuyas caprichosas costumbres provocaban frecuentes inundaciones en los almacenes de la manufactura cervecera. Por esta razón, los dueños alejaron su fábrica de su cauce y la emplazaron en las alturas del faubourg (barrio) de Cronenbourg, que terminaría por dar su nombre a la empresa, mutando la “C” en “K”.

La historia de la cerveza Kronenbourg da un pasito más con la inauguración de la línea férrea París-Estrasburgo, que favoreció la entrada de la cerveza alsaciana en los mercados de la capital del Sena. En un principio, el “tren de la cerveza” era semanal, pero pronto aumentó su frecuencia, gracias a los excelente resultados de ventas conseguidos por la casa fundada por Jerôme. Transcurría el año 1857.

Pero la guerra, siempre la guerra, en este caso el conflicto armado franco-prusiano de 1870-1871 frenó la expansión de la Kronenbourg en Francia. No fue hasta el final de la Pimera Guerra Mundial en 1919 cuando volvió a gozar de un período de expansión. Y fue de la mano de otro miembro de la familia Hatt, Maurice. La incorporación territorial de la Alsacia (y Lorena, anteriormente alemanas) a Francia como consecuencia de los tratados de Versalles provocó la expansión comercial de la casa Hatt y su cerveza. Y el establecimiento de relaciones fluidas con Lille, Lyon y Marsella. Pero no fue la única acción de Hatt para potenciar su negocio. En la misma ciudad madre de la Kronenbourg, Hatt se hizo con la Brasserie du Tigre y lanzó en toda Francia la marca Tigre Bock, lo que le permitió erigirse en el primer cervecero de Alsacia.

Pero la historia de la cerveza Kronenbourg sufrió un severo revés. Y de nuevo a consecuencia de una gran conflagración. Durante la Segunda Guerra Mundial la fábrica fue destruida. Tras la guerra fue reconstruida y se modernizaron sus instalaciones. Corría el año 1951 pero ya en 1959 la producción cervecera de Kronenburg duplicó las cifras anteriores a 1939, cuando dio comienzo el gran conflicto.

La fundación del Mercado Común Europeo (hoy Unión Europea) proporcionó a la firma cervecera alsaciana un renovado empuje. Con el ingreso de la vieja compañía de los Hatt en el grupo BSN-Gervais-Danone (el mayor consorcio agro-alimentario francés y el tercero de Europa), Kronenbourg reforzó su poderío financiero. La fábrica se convirtió en la primera de las productoras europeas de cerveza embotellada. Los Hatt permanecieron a la cabeza de la cervecera hasta 1977. El último gerente de la familia fundadora también se llamó Jerôme Hatt, fallecido en 1998. En 1986 Kronenburg se unió a Kanterbräu. En 2000 la compañía fue adquirida por el grupo británico Scottish & Newcastle. Desde 2008 es filial del grupo danés Carlsberg.

Kronenbourg es líder en producción cervecera en Francia, donde obtuvo una cuota de mercado del 40% en 2004. Su marca más conocida es la lager Kronenbourg 1664, que salió al mercado en 1952 para conmemorar el ascenso al trono de la reina Isabel II en el Reino Unido. El grupo Carlsberg donde está integrado Kronenbourg comercializa además de Kronenbourg 1664, Kronenbourg 1664 Blanc y Tourtel Twist (sin alcohol), además de Carlsberg y la cerveza de abadía belga Grimbergen. Son líderes cerveceros en Francia.

El principal centro productor de cerveza de la firma danesa se encuentra en Obernai (Francia). En los últimos años la variedad Kronenbourg 1664 Blanc creció significativamente y sobrepasó la barrera de los 100 millones de litros ya en 2018.

Por Diego Salvador Conejo

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *